DIA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO

25N 2014

Asociación AMASOL, Asociación de Mujeres Amparo Poch, Asociación Desideria Giménez, Casa de la Mujer-Ayuntamiento, Chunta Aragonesista ( CHA), Comisión de la Mujer-FABZ, Departamento de Igualdad de OSTA, Departamento de la Mujer Trabajadora UGT Aragón, Izquierda Unida de Aragón (IU), Magenta, Movimiento Contra la Intolerancia, Mujeres Libre de Aragón, Secretaría de Igualdad de PSOE, Secretaría de la Mujer de CCOO-Aragón, Secretaría de la Mujer de CGT-Aragón, Secretaría de la Mujer de PCA, Área de la Mujer de STEA, Somos LGTB+, WILPF

EMPIEZAN CONTROLANDO, TERMINAN MALTRATANDO

En este 25 de noviembre, desde la Coordinadora de Organizaciones Feministas queremos denunciar y visibilizar todo aquello que está en la base de la violencia que sufrimos las mujeres, que la normaliza y nos mantiene en una situación de desigualdad.

El gran mecanismo de control es el patriarcado, orden social universalizado, que no está escrito a modo de las Constituciones de los países modernos, pero que actúa como un código invisible en la memoria colectiva. Basado en la idea de autoridad y liderazgo del hombre sobre la mujer, hace que la subordinación de las mujeres se vea como natural dentro de las sociedades, institucionalizada y normativizada, transmitiéndose a través de los mitos, religiones, la filosofía, la ciencia, etc. Creando una norma de dominación o cultura machista que impregna todo acto o decisión.

Es el patriarcado el que hace que la mujer se considere propiedad del hombre y está en el origen de la mayoría de los crímenes y violencia contra las mujeres que se dan en el mundo. Y es que en el mundo existen países donde ser mujer significa ser violada, esclavizada y mutilada de forma rutinaria. Significa no tener acceso a la educación o ser secuestradas por ello como lo que ocurrió en Nigeria este año. Significa estar tuteladas siempre por un hombre, a su servicio o siendo castigadas por sus actos como en Pakistán. Significa matrimonios precoces y violencia en el hogar. Nuestra obligación es denunciarlo, y visibilizarlo. El patriarcado es un sistema de dominación que mata y maltrata a la mujer en todo el mundo. Debemos acabar con él.

Este patriarcado se sirve de múltiples mecanismos de control y de situaciones de violencia que sufrimos las mujeres directamente pero que también afectan a todas las personas y a la sociedad en general.

Los medios de comunicación promueven modelos que consolidan estereotipos de género sexistas y machistas, tienen mucho poder en la educación de la ciudadanía, y su influencia es brutal.

Fijan unos estándares de belleza femenina que ejercen mucha presión sobre el cuerpo femenino y lo sitúan en una posición de inferioridad y dependencia. Se excluye a las mujeres de las grandes decisiones, de los espacios profesionales prestigiados y se les asigna roles de limpieza y cuidados.

Toda esta información no hace sino promover aún más la desigualdad y contribuir al aumento de la violencia machista. Por ello los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad y deberían visibilizar el camino recorrido en la superación de los géneros estereotipados y promover la igualdad.

Como sociedad no podemos permitir que las redes sociales se utilicen por los que quieren dominar y someter a las personas. Nos preocupa especialmente su generalización entre la población adolescente. No te dejes controlar, no te dejes maltratar.

Cada año, medio millón de mujeres son explotadas en los mercados europeos de prostitución y España está entre los diez países de destino de mayor incidencia. Supone una de las violaciones más graves de los derechos humanos ya que reduce al ser humano a simple mercancía, un objeto de consumo. Pedimos priorizar la protección y resarcimiento de la víctima frente al enfoque que solo se ciñe a la persecución del delito y reclamamos la necesidad de elaborar y aplicar un protocolo marco autonómico de detección e identificación de víctimas de trata con fines de explotación sexual.

Nuestros gobiernos no se comprometen con las mujeres y sus presupuestos son los de la desigualdad.

La actual situación de recortes en recursos y servicios públicos, así como la ausencia de políticas eficaces de igualdad inciden en el agravamiento de los factores de la violencia estructural.

El retroceso ideológico educativo, el incremento de la desprotección social, el mayor desempleo y feminización de la pobreza, la insuficiente prevención, protección y atención a las mujeres víctimas de violencia; son factores de riesgo que favorecen el incremento de la violencia contra las mujeres.

Denunciamos el fracaso de las políticas en la lucha contra la prevención de la violencia de género, que no se aborda de forma integral y denunciamos que las partidas presupuestarias se han reducido en un 30%, sobre todo en las medidas de tele-asistencia. “Cualquier disminución de recursos que haya en la prevención y atención a las mujeres víctimas de la violencia de género incrementará este riesgo y las muertes. Con la vida de las mujeres no puede haber recortes”.

Y es que este año 50 mujeres han sido asesinadas en nuestro país, en 2013 hubo más de 120.000 denuncias, se considera que más de 16.000 mujeres, entre ellas 118 menores, se encuentran en situación de riesgo y todas alguna vez hemos sentido la violencia para forzarnos a ser aquello que el patriarcado dicta que es ser mujer. Nuestra sociedad no debe tolerar esta situación, es necesario que cada persona nos comprometamos con acabar con el machismo, verdadera lacra social.

Pero además de a las mujeres asesinadas debemos tener muy presentes a las 31 personas huérfanas, hijos e hijas que deben continuar viviendo, por un lado sin su madre, pero también viviendo con la realidad de que el asesino es su propio padre. Y ante esto, por un lado la justicia les obliga a seguir manteniendo la relación con el asesino y a seguir bajo su custodia cuando salen de la cárcel. Y por otro lado, desde las instituciones no se hace ningún tipo de atención especializada que les ayude a elaborar la situación de violencia que han vivido.

Y con este panorama, la Iglesia sigue exigiendo la retirada de la ley del aborto en vez de defender la vida digna de las mujeres.

Este 25 de noviembre desde la coordinadora de organizaciones feministas de Zaragoza exigimos que se retire la ley de bases que afecta a los ayuntamientos ya que acabar con la desigualdad es competencia de toda la sociedad y por supuesto de nuestro gobierno más cercano.

Exigimos que se visibilice y se conciencie a la sociedad de que los mecanismos de control deben ser abolidos y no normalizados

Estamos hartas de palabras, queremos hechos y compromisos, queremos que las promesas se doten de presupuestos que las hagan posibles.

Exigimos a la ciudadanía en general tolerancia cero a los chistes, a los acosos, a la prepotencia, a los abusos, a toda forma de control sobre la mujer. Porque empiezan controlando y terminan asesinando. ¡Ni una más!

Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s