25 DE NOVIEMBRE DIA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

15037132_1112931085443400_855455268011287060_n

https://drive.google.com/drive/folders/0B3Fivjs1m6MfYTA0cjRabTdxM2M?usp=sharing 

El día 25 de noviembre de 1981 fue declarado Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, pero no fue hasta el año 1999 cuando la ONU dio carácter oficial a esta fecha. Desde entonces se viene conmemorando para  generar concienciación de que la violencia machista es una de las formas de violencia más extendida en el mundo y de especial crueldad ya que se ceba sobre quienes más se ocupan de cuidar la vida de las personas.

Hoy 25 de noviembre, otro día con cifras estremecedoras: 92 mujeres asesinadas, según cifras de feminicicio.net… Un día de dolor y rabia, un día de protesta y reivindicación, pero también un día de solidaridad y deseo de conquistar una auténtica igualdad entre mujeres y hombres.

La Violencia machista supone un grave problema social, una ruptura de la democracia, una expresión del patriarcado que supone la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y todo lo que no sea ser hombre. Hoy desde la Coordinadora hacemos un llamamiento a la rebeldía colectiva de la ciudadanía contra la violencia machista.

Hoy queremos condenar la violencia institucional y social que sufren diariamente las personas de Géneros, Orientaciones y Expresiones Diversas por no cumplir con la cisheteronormatividad impuesta por el sistema patriarcal. Denunciamos la doble discriminación que sufren las lesbianas por el hecho de ser mujeres y homosexuales, la invisibilización de las personas bisexuales, pansexuales y de géneros no binarios, así como el tráfico de derechos de las personas trans.

Hoy queremos denunciar la imagen de quien sufre violencia ya que dentro de las instituciones machistas se mantiene el perfil de victima:  mujer, frágil, vulnerable, destrozada… y esto lleva a que la que se defiende acabe presa, ya que si pasas de cierto número de cuchilladas ya no es defensa propia… o no te crean porque eres de armas tomar…

Hoy queremos recordar a algunas de las mujeres que han sido asesinadas  o intentado ser asesinadas en nuestra ciudad. Hablar de ellas para decir bien alto que las personas que sufren violencia machista son mujeres resilientes, personas valientes que se enfrentan a su pareja y a la sociedad en general encontrándose en este camino con muchos más escollos que apoyos.

Queremos hablar de Alexandra, que fue llamada exagerada porque su pareja no tenía antecedentes y se infravaloró su situación, dificultando así su seguridad: No poder cambiar al niño del colegio para evitar que te encuentre, o tener que llevar en persona al niño al punto de encuentro. Situaciones de riesgo para la mujer que se descalifican por parte de las personas que deben garantizar su seguridad mientras la ley se conserva blanda en cuanto a la postura frente a los maltratadores y su relación con los menores.

Queremos hablar de la mujer de Aragonia porque se trivializó su riesgo “solo es una discusión entre divorciados” que normaliza amenazas, como se normaliza la cultura de la violación llegando a justificar que se haga cuando, “no es no hasta con las bragas abajo”.

Queremos hablar de Soraya que a pesar de los antecedentes de amenaza, secuestro e intimidación manifiestos, la justicia priorizó a la hora de evaluar su riesgo, que su agresor vivía a 4oo kmtrs. de distancia. Las órdenes de alejamiento quedan a la voluntad del agresor, por lo que Soraya debería haber contado con protección real por parte de las Instituciones y es que la ley asume que no puede garantizar plenamente la seguridad pero tampoco lo pone fácil y sigue haciendo recaer sobre las mujeres su propia protección recomendando cursos de autodefensa.

Sobre quien hay que tomar medidas es sobre los maltratadores y sobre el machismo pero esto sigue quedando desdibujado y en segundo plano en la lucha contra la violencia. Ante todas estas muertes hay responsabilidad por la respuesta de nuestras instituciones. Estas no pueden posponer analizar sus sesgos de género y tomar medidas fehacientes para transformarse: administraciones y servicios públicos, sindicatos, organizaciones, sociedad en general… es el momento de mirarnos y de ir modificando las desigualdades desde dentro para transformar de forma profunda y estable nuestra sociedad

Hoy queremos que se considere una cuestión de estado la erradicación de las violencias machistas. Y como tal, debe tener una partida en los presupuestos. Sin embargo, la prórroga de los presupuestos del 2016 no hace más que ahondar en las desigualdades entre los géneros.Y es que durante el periodo 2012-2016 el recorte presupuestario en igualdad  fue de un 20%. Que sumado al  recorte del 22% en prestaciones por desempleo seguirá incrementando la pobreza y la feminización de la pobreza.

Pedimos que se amplíen las inversiones económicas en los servicios sociales de atención a las víctimas de maltrato: debe aumentar el número de personas dedicadas a atenderlas, así como el número de centros de acogida. Necesitamos revertir la desigualdad y por eso denunciamos los recortes, todos los recortes.

También es necesaria una mayor inversión en formación, en las escuelas, y por supuesto para todas las personas que están en contacto con ellas durante el proceso de denuncia: policía, abogacía, jueces.

Estamos profundamente convencidas de que los medios de comunicación son imprescindibles en la lucha contra las violencias machistas ya que la percepción que tiene la sociedad en parte viene con el sesgo que le dan los medios. Sólo a través de lo que cuentan podemos conocer realidades que nos rodean.

Es necesario que se elabore información de calidad cuando se habla de los crímenes. Hay que aplicar cuestiones básicas de los códigos deontológicos profesionales como el respeto a la dignidad e intimidad de las víctimas que significa no cuestionar a la mujer asesinada: si puso o no denuncia, si se separó o seguía con él. La dificultad de las mujeres para enfrentarse a la violencia no es posible juzgarlo en un titular.

Es inadmisible la justificación del delito y la justificación del delincuente. El patriarcado ha marcado a fuego la idea del “crimen pasional”. Es inadmisible que sigamos viendo, leyendo o escuchando el buen concepto que el vecindario podía tener del asesino ¿eso lo hacen con cualquier otro tipo de asesino o de terrorista? Queremos que los medios traten este tipo de asesinatos como cualquier otro, poniéndole cara y nombre a los asesinos, viendo sus juicios y conociendo sus sentencias.

La Violencia machista sólo terminará cuando hayan desaparecido de las mentes y de los corazones las creencias y los mitos que históricamente han defendido la superioridad del hombre sobre las mujeres. No desaparecerá mientras no se consiga la igualdad real y efectiva entre los géneros.

EL RECONOCIMIENTO DE LA VIOLENCIA MACHISTA es un problema que afecta al ámbito público y es fundamental que sea considerado como un conflicto social que hay que abordar de forma integral.

TENEMOS UN RETO: LA TRANSFORMACIÓN ECONÓMICA, POLÍTICA Y SOCIAL PARA QUE EL 25 DE NOVIEMBRE NO HAYA MÁS REIVINDICACIONES.

MIENTRAS TANTO

¡NI UNA AGRESIÓN SIN RESPUESTA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s