25 N Concentración de la Coordinadora Feminista

https://videos.heraldo.es/aragon/ni-una-mas-ni-una-menos-RdZZBQ/

 

MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE DE 2017

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Este 25 de noviembre nos volvemos a reunir en la calle, unidas por el dolor y por la rabia, pero más conscientes de que la violencia machista se ejerce cotidianamente para mantener el sistema patriarcal.

Hoy estamos aquí para denunciar los 90 feminicidios y asesinatos de mujeres este año en España. Queremos reconocer a todas las personas que sufren la violencia machista, mujeres empoderadas que le plantan cara al patriarcado, personas de Géneros, Orientaciones y Expresiones Diversas que atacan la cisheteronormativi-dad impuesta por el sistema patriarcal, niños y niñas que sufren y conviven con la violencia.

Hoy queremos hablar del Pacto de Estado en materia de violencia de genero por-que recoge muchas modificaciones y demandas que llevamos años reclamando: inclusión de menores, modificación de leyes, presupuesto concreto, involucrar di-versas administraciones…, pero queremos denunciar que se sigue quedando pe-queño porque reduce al marco de la pareja una violencia que es estructural y está impregnando toda nuestra sociedad.

Por eso lamentamos que el pacto de estado que se ha firmado siga poniendo el foco en el ámbito privado, invisibilizando al sistema patriarcal como el conjunto de creencias, actitudes, comportamientos y dinámicas sociales que se sirven de la vio-lencia machista para mantener privilegios masculinos. Solo desde un enfoque fe-minista que incida en deconstruir dichos privilegios nos posibilitará poner cerco a las violencias machistas y sus consecuencias.

Porque el pacto de Estado mejora la actuación frente a las consecuencias de la vio-lencia pero no va a la raíz, sigue siendo necesario estar en la calle y poner de mani-fiesto la realidad y las estructuras que sostienen el patriarcado y normalizan su vio-lencia. Como las creencias religiosas que han creado la imagen de la mujer sumisa al hombre por la gracia de dios. Y por ello, es imprescindible que el Estado y sus instituciones se alejen de la influencia de las religiones y su menoscabo de la mujer frente al hombre.

 

Desde el feminismo seguimos denunciando la dimensión institucional de las violencias contra las mujeres. Cuando hablamos de la pobreza estructural de las familias monoparentales, de las que el 80% están encabezadas por muje-res. Cuando hablamos de que las mujeres trabajan más de 50 días gratis al año por causa de la brecha salarial. Cuando hablamos de que las mujeres que co-bran menos de 1000€ duplican a los hombres y el 70% de los contratos a tiem-po parcial están ocupados por mujeres.

Cuando hablamos de que el Gobierno de la nación no ha ratificado el convenio 189 de la OIT para dar protección social al trabajo doméstico, feminizado en casi su totali-dad. El patriarcado moderno utiliza la igualdad formal de derechos como una falsa entrada de las mujeres en la ciudadanía, garantizándoles un derecho igual a derechos que han sido configurados en base a prototipos androcéntricos y que no incluyen las necesidades de todas las personas. Tenemos una igualdad formal construida a espal-das de las violencias que sufren la mujeres.

Por eso este 8 de marzo haremos una huelga feminista, una huelga para reclamar derechos para todas, una huelga que haga visible que sin nosotras se para el mundo. Este 8 de marzo vamos a parar para exigir el fin del patriarcado que nos está matan-do.

Pero no solo necesitamos feminismo para acabar con la violencia cotidiana. Necesita-mos feminismo para acabar con la violencia institucional que se encuentran las muje-res cuando denuncian la violencia que ya se reconoce como delito y que muchas ve-ces es todavía peor: culpabilizadas, puestas en cuestión o tratadas por locas. Ya sea por falta de sensibilidad o formación de quien las atiende y de quien informa en los medios de comunicación, por falta de recursos de las administraciones que las deben proteger, por pertenecer a una sociedad machista que piensa que ese problema no es de todos sino sólo de ellas o por ser víctimas también de sentencias dictadas por la misoginia de algunos profesionales de la magistratura. Hoy salimos a la calle para de-nunciar esta violencia y estos procesos de victimización secundaria. Y es que cuantos más factores de discriminación o vulnerabilidad concurren en las víctimas, como edad, diversidad funcional, clase social, enfermedad o procedencia de otro país, ma-yor desatención y peor trato reciben del sistema.

Hoy queremos poner en valor a todas las personas que han sufrido violencia machis-ta, a las que dan un paso al frente y hacen visible la violencia que padecen, a las que continúan y buscan los mecanismos para fortalecerse, a las redes de apoyo que se crean, a la sororidad, esa capacidad femenina para trabajar juntas y transformar el mundo.

 

 

Porque las mujeres en nuestro día a día nos enfrentamos en el espacio públi-co a múltiples violencias, muchas de ellas invisibilizadas e incluso justificadas. Y solo con más feminismos lograremos menos violencia.

Por eso hoy volvemos a exigir que la noche y la calle también son nuestras. Y que tenemos derecho a cambiar de opinión en cualquier momento a la hora de mantener relaciones sexuales y a que se entienda que cuando decimos no es no.

levantamos la voz para decir que estamos hartas de ser cosificadas y acosadas en las aulas y en el curro, queremos ser respetadas y valoradas por nuestra valía como seres humanos en cualquier espacio.

Nos rebelamos contra el uso sexista del lenguaje que asienta las violencias machistas. Renunciamos a asumir que somos seres hechos para cuidar y criar a los demás y lim-piar la mierda de los otros, porque mujer no es sinónimo de madre, exigimos la co-rresponsabilidad. Nos plantamos frente a la culpabilización social cuando nos salta-mos los roles de género. No vamos a permitir que se mercantilice con nuestra capaci-dad reproductiva.

Nos levantamos y mostramos orgullosas de defendernos de las violencias que sufri-mos por ser lesbianas y bisexuales.

Hoy estamos aquí para decir una vez más que cada día somos más fuertes, más femi-nistas, y nos mostramos combativas y unidas frente al patriarcado que violenta nues-tra existencia y el hecho de ser diversas y querer ser libres.

Las mujeres estamos rodeadas de violencia pero somos más que supervivientes, he-mos aprendido con otras a defendernos y a trabajar para transformar una realidad que no nos permite ser libres. Por eso, este 25 de noviembre volvemos a salir a la calle, convencidas de que juntas podremos construir una sociedad feminista.

Porque solo con más feminismos conseguiremos menos violencias.

¡Juntas contra la violencia machista!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s