DEPARTAMENTO DE LA MUJER U.S.O.

Breve historia del nacimiento de USO (UNION SINDICAL OBRERA)

La U.S.O. nace a finales de la década de los años 50, en el momento en que se está iniciando una industrialización que desbordando los núcleos tradicionales -Cataluña y País Vasco-, expandiendose por casi toda la geografía hispana. Este desarrollo comporta el éxodo del campo a la ciudad, del agro a la industria, y de millares de españoles a Europa y América.

La U.S.O. nace como necesidad y como respuesta:

Necesidad, por cuanto que el desarrollo industrial de aquella época implicó también romper el intervencionismo totalitario del estado, lo que se tradujo en dar un cierto margen de liberalización a las relaciones laborales con la negociación de convenios colectivos que suponen en ese momento una estrecha puerta de entrada por la que los trabajadores pueden empezar a tomar conciencia de sus intereses comunes, de su fuerza, del imperativo de crear organizaciones que les aglutinen y les representen.

Como respuesta, a los retos de una determinada situación: falta de libertades, obligatoriedad y verticalidad sindical, retos planteados por la mejora en las condiciones de vida y de trabajo, y retos planteados por la exigencia de encontrar nuevas plataformas de expresión y organización democráticas frente a la incapacidad de las organizaciones tradicionales ancladas en los esquemas de los años 30 y dirigidas desde el exilio. La U.S.O. nace de las nuevas generaciones de jóvenes trabajadores, siendo la primera organización sindical democrática del nuevo movimiento obrero surgido en la postguerra.

Igualdad: Área de la Mujer en U.S.O.

La USO ha sido siempre sensible a la problemática de las mujeres, tratando de dar respuesta a través del Área de la Mujer, y a partir de las propias mujeres afiliadas al Sindicato.

El Área de la Mujer trabaja en estrecha colaboración con el Área de Acción Sindical y con las Organizaciones Territoriales y Profesionales a fin de coordinar las reivindicaciones, especialmente a través de la negociación colectiva, la negociación de planes de Igualdad en las empresas, la concienciación y sensibilización, etc…. y con el fin de erradicar las múltiples formas de discriminación, que directa o indirectamente las mujeres sufren tanto en el ámbito laboral, social y de participación  política.

Los sindicatos como agentes sociales activos, somos parcialmente responsables, junto con otras entidades y la sociedad al completo, de que se llegue a producir la evolución hacia una sociedad más justa e igualitaria para hombres y mujeres.

La discriminación femenina no surge o se desarrolla en un sólo ámbito, es un proceso transversal que afecta tanto a lo laboral como a lo personal, pasando por la educación, la sociedad y la actuación de las entidades públicas y privadas. De ahí que sea necesaria la participación de todos y todas para lograr que en un futuro no sea necesario hablar de hombres y mujeres sino de personas.

uso0001 uso0002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s