Comunicado de la Coordinadora de organizaciones feministas ante el comité de bioética de Gallardón

Un comité de bioética a medida para respaldar la reforma de la ley del aborto de Gallardón.

Llevamos muchos meses oyendo campanas que quieren reformar la ley que rige la interrupción voluntaria del embarazo y cada poco dejan caer alguna modificación dirigida siempre en la línea de recortar, que para eso es su línea. El limitar la capacidad de decisión de la mujer y la vuelta a la tutela es la expresión de una ideología que considera que una mujer no puede tomar decisiones sobre su vida, que somos ciudadanas de segunda…
No me extrañaría que, siguiendo esta línea, en breves necesitemos también permiso para tener una cuenta en el banco o sacarnos el carné de conducir…

La última noticia ha sido acerca de los nuevos nombramientos de las personas que van a formar parte del Comité de Bioética y es escandaloso descubrir que siete de las doce personas elegidas se declaran pública y abiertamente antiabortistas.
La ética no existe al margen de la ideología, de hecho van juntas de la mano y es evidente qué ideología subyace en este comité de bioética, una ideología retrógrada que para nada representa la ética laica que debiera orientarnos para caminar hacia una sociedad más humana.
Además asusta la poca rigurosidad de los datos en los que ciertos componentes del comité se apoyan para justificar sus posiciones. Natalia López Moratalla, presidenta de la Asociación Española de Bioética, detractora de la IVE en cualquier supuesto incluido la violación, se apoya en que en España se habían producido sólo tres violaciones en seis años; esto desde luego es un insulto a nuestra inteligencia.

Este comité está hecho a medida para ratificar cualquier reforma de la ley que vaya en detrimento de la capacidad de las mujeres para decidir sobre su maternidad como personas y ciudadanas que son.
Yo respeto que las mujeres que no quieran abortar en ningún supuesto no lo hagan por el motivo que tengan, pero permítanme a mí decidir si es el momento para ser madre o no y no nos obliguen a 110.000 mujeres a viajar a Londres, como se tenía que hacer entonces.

Violeta Rojas
Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza